Dame tu voto. Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 19 de mayo de 2016

Amaro, portero del CD Móstoles URJC anuncia su retirada tras 20 años de profesión "Lo he sacrificado todo por el fútbol, pero era mi sueño y nunca me ha costado hacerlo"

Hoy queremos homenajear a uno de los históricos del fútbol de nuestra Comunidad, que el pasado domingo anunció su retirada. Tras 20 años de profesión Amaro, portero del CD Móstoles URJC, y ex del Pegaso, Parla, Toledo, Ceuta, Alcorcón…  jugó su último partido en la tercera madrileña.

Hablamos con Amaro de lo que se le pasó por la cabeza en ese momento tan especial y repasamos su vida deportiva en la que logró jugar en segunda división con el Xerez.

Interesante entrevista en la que se deberían fijar muchos de los jóvenes que hoy sueñan con llegar a ser un futbolista profesional en el futuro.




Tras 20 años de profesión, ¿Qué siente uno cuando uno se pita el final del partido y se es consciente de que todo  ha terminado?

Bueno se te vienen muchas cosas a la cabeza. Son muchas experiencias, muchos equipos, muchos compañeros… Se te viene, sobre todo, el momento cuando empiezas a jugar, cuando tienes esa ilusión de poder llegar lo más arriba posible… Al final hago balance  y  me doy cuenta de que no ha sido todo lo bueno que hubiera querido  porque, cuando tienes metas muy altas, todo te sabe a poco. Pero en definitiva estoy pero muy orgulloso  de mi carrera.

¿Con qué imagen, comentario, gesto te quedas?

Sobre todo que vino toda mi familia a despedirme. Sabían que era un momento muy difícil y a la vez muy bonito para mí y quisieron estar a mi lado. Prácticamente no hablé con mi mujer durante la semana de esto porque  no quería imaginármelo ni saber nada.

Tampoco pensaba que iba a ser así. Me quedé después del partido con todos ellos, con mis compañeros, que se portaron fenomenal  y con la gente del club…
Pero, sobre todo, me quedo con lo que viví con mi familia, con mi mujer e hijo porque solo ellos saben lo que estaba pasando…

¿Ha habido algún momento de duda para seguir una temporada más?

Durante los últimos 5 años siempre había la opción de que podía ser la última temporada. Era consciente que estaba entrando en una edad y lo que tenía claro es que me quería retirar bien.  No me quería irme en malas condiciones o sin jugar o que me viera que no podía dar el nivel  que yo quería dar.
Este año a mitad de temporada más o menos ya fui valorando que este año iba a ser el definitivo. Preferí que fuera estando en unas condiciones y con un nivel que creo que pueda ser el mío.






¿Qué te ha dado el fútbol durante todos estos años y qué has tenido que sacrificar?

Sacrificar todo. Quien lo ha intentado sabe lo difícil que es esto. No es fácil cuando con 14 años  tienes que ir a entrenar y todos tus amigos se van de fin de semana,  han quedado... y tú  tienes coger tu mochila e irte a entrenar. No es fácil que llegue el sábado y tener que  irte pronto para estar bien el domingo por la mañana. Cuando llegas a un fútbol más serio y te ganas la vida con ello vas viendo la recompensa. Pero cuántos no han hecho también todo eso y no han visto la recompensa.  Es muy complicado y sacrificado. Lo he sacrificado todo por el fútbol, pero era mi sueño y nunca me ha costado.

Se lo valoro mucho a mis padres  a mi mujer y a todos los que me rodean.  El fútbol lo era y lo ha sido todo para mí y no ha sido fácil para ellos depender de cuando tenía partido y de lo que se podía y que no se podía hacer.

Eso de ser portero, ¿fue por descarte o porque realmente siempre te gustó y llamó la atención?

Fue un poco causalidad, bueno las cosas te van llegando… Al principio fue porque me juntaba con chavales más grandes que yo y me decían que como era el pequeño me tocaba de portero.

Como lo hacía bien, me empezaban a elegir de primero para que fuera portero y empecé a creérmelo. En mi primer equipo en el colegio, que se jugaba al fútbol sala, recuerdo que un día nos reunieron y nos preguntaron que quién quería ser portero… Nadie contestó así que yo dije que yo quería y desde ahí hasta ahora…




Pegaso, Móstoles, Parla.. .eres un histórico de la tercera madrileña…¿Qué ha supuesto para ti el fútbol modesto de Madrid?

Ha supuesto mucho, por suerte o por desgracia, lo toqué muy poco cuando empecé porque me formé en la cantera del Leganés hasta sub 19 y tercera y segunda B con el B cuando el B estaba en segunda b y el tercera subía y bajaba con el sub 19.

Muy pronto me fui al Toledo donde pase años muy buenos. No había tocado prácticamente Madrid porque no había surgido la posibilidad. Después de Toledo,  Xérez,  Ceuta y hubo la opción de venir cedido al Alcorcón y no me lo pensé. Estaba al lado de casa y un equipo que parecía con un proyecto ilusionante como así ha sido y vine para acá. 

Y con 26 años el Pegaso me dio la opción de quedarme en casa. He disfrutado mucho en Madrid, es un fútbol de muchísima calidad, ha habido años en los que la tercera era espectacular donde la gente quiera jugar en tercera y no en segunda B. Y  ahora es una época  donde se prima más sacar gente de abajo y formarlos en una categoría tan competitiva. Estoy muy agradecido al fútbol madrileño y he disfrutado mucho de lo que no pude hacer de joven.

¿Qué les dices a aquellos que dudan de que uno se puede sentir realizado y feliz en estas categorías?

Hay que jugar y competir, al final da igual en la categoría que estés y donde estés. Te tiene que marcar unos objetivos y tratar de ser lo más profesional posible. A mí me ha dado igual  estar en segunda que en tercera. Por mi manera de ser siempre he querido ser el mejor en donde he estado, luego habré sido el 10, el 20  o el 127 pero siempre he intentado marcarme objetivo más alto. Luego el fútbol y el juego ponen cada uno en su sitio.



Has tenido la suerte de debutar en segunda con el Xerez y jugarte un ascenso a primera ¿Qué consejo darías a todos chavales que sueñan con ser profesional?

Que luchen, que trabajen y que aprovechen cada día como si fuera el último. A mis compañeros siempre les he dicho que no pierdan el tiempo. No vale eso de hoy no entreno a tope… Hay que tratar de que todo te valga, cada entrenamiento, cada partido… todo para seguir creciendo.

Tenía una cosa clara el día que me retirara solo quería  mirar atrás y decir que lo había intentado todo y lo había dado todo y había hecho todo lo posible. Hoy miro para atrás y me siento orgullo de haber peleado todo como lo he hecho.

Doblas la edad a muchos de tus compañeros, ¿Cómo se lleva esta situación? ¿Te respetan, te piden consejos o la juventud de hoy en día va a su rollo?

Me he ido encontrando con gente joven muy válida y que tienen ese brillo en los ojos de querer llegar a  algo. Y esa gente siempre se acerca y me preguntan sobre las experiencias que ya he vivido y me han pedido consejo. Aunque hay gente de todo. 

Hay chavales de 18 años que, por jugar en tercera, ya se creen futbolistas. Siempre digo que ser futbolista es otra cosa. Ser jugador de fútbol lo somos todos los que nos ponemos a dar patadas a un balón. Peros ser futbolista es otra cosa. Es una profesión que tienes que respetar y dedicarte a en cuerpo y alma, en los entrenamientos, cuando estás en casa, cuando estas fuera... Para ser futbolista hay que sacrificarse mucho y aun así, nadie te asegura que lo consigas. Hay quien sacrifica toda tu su infancia y no lo ha logrado. 




¿Cuál es el mejor momento que has vivido bajo los palos?¿Y el momento más duro?

El momento más alegre... hay muchos… Creo que, más que bajo los palos donde te salen partidos buenos, malos regulares… creo pero me quedo con un momento cuando con el Xerez fuimos a jugar con el Atlético de Madrid al Calderón.  Cuando saltamos al ver al césped, me paré en el centro del campo y sentí que estaba ahí, que había peleado y luchado mucho durante tanto tiempo por estar en un campo como el Calderón y lo había logrado. Ése fue el momento en el que me di cuenta que había merecido la pena tanto esfuerzo.

A mí nadie me ha regalado nada y como me dice mi madre siempre me ha costado mucho lograr las cosas. Hay gente a las que le salen las cosas rodadas, a mí no. Me lo he tenido que ganar todo. Ese día en el Calderón lo saboreé.

En estos últimos años que he jugado mucho y he intentado estar al lado de los que jugaban menos porque se lo que se siente. Siempre les he dicho  a los chavales me miráis y creéis que  juego 38 partidos porque sí, pero no es así. Yo también he estado sin jugar, años en blanco y si no había hueco en un sitio me buscaba la vida en otro. No es fácil irte a Ceuta con 20 años.

¿Y el peor momento?

El peor fue el no ascenso con el Pegaso porque lo tuvimos en nuestra mano. La primera eliminatoria la pasamos contra  el Deportivo B con un empate a uno allí y un cuatro a cero en casa. Después jugamos contra el Marino y empatamos allí a cero e íbamos ganando dos a uno… Nos empataron de córner en el minuto 96… Lo vimos tan cerca…Éramos un grupo formidable, con Alfredo Santa Elena éramos como hermanos. Se juntó la decepción personal y la de todos los compañeros, sintiendo mucha rabia por lo que se nos había escapado.




¿Qué se necesita para ser un buen portero?

Tienes que ser bueno en todo, reflejos, colocación, ser rápido…  Pero, sobre todo, es necesario tener personalidad. Siempre nos dicen que estamos un poco locos, peros no estoy de acuerdo. Tenemos  personalidad diferente. Estar ahí debajo de los palos no es fácil y sólo lo entendemos los porteros. Estar debajo supone que caiga la moneda para un lado o para otro y convivir todos los días con esa presión y la sensación de fracaso hay que saberlo llevar. Hay que tener la cabeza muy bien amueblada.

¿Seguirás ligado al fútbol o pasas página?

De momento que lo único que quiero es desconectar y descansar. Por mi forma de ser me involucro mucho en las cosas. En todos los equipos me afectó todo mucho, el ganar el perder, estaba siempre muy pendiente de que estuviéramos todos bien…

Quiero despejarme y olvidarme un poco del fútbol y cuando me aburra  y me pique el gusanillo mi objetivo a largo plazo es sacarme el título de entrenador de porteros. De entrenador no me veo. Y quiero intentar poner mi granito de arena y si un solo consejo o experiencia por mi parte vale para alguien coja impulso me daré por satisfecho. 

viernes, 8 de abril de 2016

Javi Cavadas, jugador del CF Pozuelo." Después de una lesión tan larga vuelves a valorar las cosas. Salir 5 minutos el otro día fue un sueño"

Todo empezó el 27 de julio de 2014. Javi Cavadas, actual jugador del CF Pozuelo, acababa de dejar el Unión Adarve y estaba empezando la pretemporada con el Puerta Bonita. Notó un tirón raro, como un golpe extraño en la parte de atrás, y, rápidamente, un veterano del fútbol como es Roberto Peragón le pronosticó que se había roto el tendón de Aquiles. Es decir, una lesión de ocho meses de baja, lo que significaba decir adiós a la temporada.
Mucho ha cambiado la vida de nuestro protagonista desde entonces. En enero de 2015 dejó el Puerta y fichó por el Pozuelo. Tras duros meses de rehabilitación y cuando indicaba que había superado la grave lesión, llegó el calvario para Javi con una serie de lesiones musculares que imposibilitaban su vuelta a la competición.

Tremenda historia de superación, que tuvo un final feliz el pasado domingo cuando Javi Cavadas volvía a un terreno de juego 608 días después y volvía por fin a sentirse futbolista. Seguro que Javi dedicó ese momento tan especial a su padre, recientemente fallecido, por el que no tiró la toalla, a pesar de los momentos en los que pensó dejar el fútbol. 





608 días de auténtico calvario: Un año, ocho meses y tres días... 

Enhorabuena, por volver después de tanto tiempo a pisar un terreno de juego. ¿Qué sentiste en el momento que el míster te dijo que salieras a calentar?

Pues imagínate. Me avisó el viernes y se lo dije a mis compañeros, el sábado no dormí nada. No dormí nada por los nervios, como un niño pequeño, te lo juro. Era un momento soñado, ya había ido convocado contra el Aravaca al principio de temporada, pero me lesioné el mismo martes.

¿Con qué imagen, con qué comentario, con qué gesto te quedas de esos primeros minutos en el campo?

Salí con el 3-1 y cuando terminamos me abrazaron todos los compañeros y parecía que la victoria era para mí. Este equipo se ha portado conmigo de una forma increíble. Tuve una sensación muy extraña porque, para no haber participado nada, me siento muy protagonista.

¿Qué pensaste cuando terminó el partido y entraste en el vestuario?

Muchas cosas… Ya sabes lo que pasó con mi padre hace 15 días, y yo qué sé… al final no había dejado el fútbol más por él casi que por mí… Estaba toda la familia y amigos, que vinieron a verme 5 minutos. Fueron sensaciones muy extrañas y bonitas.

¿Qué es lo que más has añorado o echado en falta durante todos estos meses?

Si te soy sincero, la familia que éramos en el Unión Adarve: la sensación de estar tranquilo, de que no pasa nada y que te recuperas con tranquilidad.  En Pozuelo hasta pasados unos meses unos meses no lo sentí. Era nuevo, estaba lesionado y era imposible entrar en el grupo. En el Puerta Bonita lo pasé fatal, fue horrible y gracias al cambio al Pozuelo he logrado seguir jugando al fútbol.








¿Cómo explicarías qué es eso de sentirse otra vez futbolista?

No solamente es volver a entrenar y llevar en el grupo mucho tiempo, porque llevaba desde enero con opciones de jugar unos minutos. Pero al final, hasta que no te encuentras a nivel para competir, no puedes entrar. Y sentirse futbolista después de una lesión… Pues Mauri, que ha sufrido dos cruzados, fue uno de los que más se acercaron y se alegraron… 

El resto, si no has vivido en primera persona una lesión de larga duración, no lo pueden entender…

¿Cómo fue la lesión?, ¿Qué recuerdas de ese día? ¿Qué se te pasa por la cabeza cuando se confirma que la lesión es grave?

Me acuerdo perfectamente cómo noto como si me hubieran dado un golpe y no había nadie detrás. Me giré y miré a Sierra y le dije que qué me había hecho. Después se acercó Peragón, que ya había visto una rotura del tendón de Aquiles, y según me tocó, me dijo que me había roto el tendón de Aquiles. Me fui al hospital, y al principio, tuvieron dudas porque no se rompió entero. Hasta que no dijeron que era algo quirúrgico no me derrumbé, ni me vine abajo. Después se me cayó el mundo encima: de pasar del Adarve jugando dos play off e irme al Puerta que había estado en segunda B, de repente me ví así… Fue un golpe muy duro..

¿Habías tenido alguna lesión grave anteriormente?

Qué va, es más en el Adarve venía de haber jugado más de 100 partidos seguidos.

¿Cómo fue tu día a día en esos meses de recuperación y a qué te agarraste para seguir luchando?

En el Puerta yo solo, era para recuperarme, para volver y jugar a fútbol, pero, sobre todo, para poder volver a trabajar. Una lesión en el fútbol  implica no poder ir a trabajar. 



¿Qué te dice tu jefe cuando le cuentas lo de la lesión?

Pues mira mi situación era delicada. Había estado en paro 4 o 5 meses  y me contrata Coca Cola por 3 meses, con lo que esto significa. Me contratan el 10 de julio y yo me rompo el 27 de julio, lo que implicaba que esos 3 meses no les iba a trabajar. No me despidieron, pero cuando me recupero ya no tengo ese contrato y me quedo sin trabajo por una lesión jugando al fútbol.

Supongo que una de las causas de la rotura fue el madrugar más, no descansar como antes... Al final entrenas 4 días, 2 horas,  te vas a trabajar… La vida del futbolista de tercera es bastante complicada…

¿Se respeta todo el contrato durante la lesión?

En el Puerta, posiblemente fuera el único que cobré al día y tengo que  reconocer que ahí estuvieron muy bien conmigo. En eso en particular no tengo ninguna queja. En el Pozuelo, es otro mundo, si necesitaba ir al fisio tenía el dinero por delante.

¿Qué se te pasa por la cabeza cuando ves van llegando las recaídas y problemas musculares?

Al principio parecía normal. Más o menos teníamos previsiones  de que me haría daño en algún musculo porque al final la rotura del tendón de Aquiles es una rotura parcial del gemelo y, claro, el gemelo se acorta y todos los músculos se tienen que acostumbrar a otro músculo más corto de lo que era antes. La pisada cambia, la manera de correr cambia… La primera rotura del aductor era lógica, pero el problema es cuando llega la segunda, la tercera… Luego cambia a un cuádriceps… Han pensado de todo conmigo. Me miraron otros fisios, cambié de dieta, me hicieron analíticas….

¿Cuántas veces te preguntaste por qué me está pasando esto a mí?

No tenía explicación, estaba  bien, daba un paso y me rompía, no era ni compitiendo.  Y me rompía… era raro, posiblemente el no estar a tono y querer estar como el resto.



He leído que llegaste a pensar que no volverías a jugar el fútbol, Supongo que agradecimiento eterno a Chema Ramos y al presidente del Pozuelo…

La última lesión que tuve fue la del sartorio, que es un músculo muy pequeño, desconocido. Pensábamos que era otra recaída de cuádriceps, pero era otro musculo que nadie sabía que existía. Raúl, el fisio de la selección española, me dijo que nunca lo había visto. Además, el día que digo de dejar el fútbol fue porque me hice mucho  daño en la pierna.

Les había dicho que si volvía a lesionarme lo dejaba porque no me gustaba que me siguieran pagando y ocupando una plaza que no podía ocupar otro compañero. Fue Chema Ramos el que vino detrás de mi desde el vestuario hasta el coche, también el fisio que estaba llorando porque no se lo creía. El preparador físico también estaba por allí.

Al final dijimos que había que seguir, y hacer todo lo posible para recuperarme. Nos pusimos manos a la obra con cambio de dieta, gimnasio por las tardes, trabajando con el preparador físico del Coslada… Llegué a estar muy quemado con la recuperación.

¿Has sacado algo positivo de estos meses? ¿Te ha reforzado la lesión a nivel personal?

El no rendirse jamás. Creo que fue algo que me enseñaron desde pequeño. Mi padre me inculcó que el que la sigue la consigue y no podía rendirme y menos después  del fallecimiento de mi padre. Vuelves a valorar las cosas. Yo nunca había salido como suplente y salir 5 minutos el otro día fue un sueño. Cuando ves a juveniles que ponen malas caras al jugar 5 minutos no lo entiendes…

¿Cómo se ha portado el mundo del fútbol modesto?,¿Has echado en falta alguna llamada?

La verdad que no, ni cuando me lesioné ni ahora. Han estado Lolo Escobar, mis compañeros del Adarve, los del Pozuelo y mis 4 o 5  amigos dentro del fútbol, que me han escrito y se han alegrado mucho. Este domingo, además, juego contra el Adarve, así que imagínate.



¿Qué mensaje o consejo mandarías a aquellos compañeros que estén viviendo en estos momentos una lesión de larga duración?

Paciencia. Tranquilidad y que hagan lo que les digan los preparadores físicos y los fisios. Si es una semana, es una semana, si hay que descansar hay que descansar porque intentar adelantar tiempos con este tipo de lesiones no es conveniente.

Después de lo que has pasado, ¿tienes miedo a una nueva lesión o eso ya es agua pasada?

Yo no he tenido nunca miedo a  las lesiones. Ahora es cierto que tengo más miedo a golpear en largo, pero  en situaciones controladas, lo evito y en las que no, pues golpeo y fuera.

¿Cuánto crees que puedes tardar en alcanzar tu nivel de juego?

Necesito minutos para ser titular, pero ahora todos los compañeros del Pozuelo están a un nivel espectacular, así que el míster no podrá darme los minutos que necesito. Pero no estoy tan mal como pensaba. Sería un sueño poder jugar un play off con el Pozuelo. Sería increíble.



jueves, 17 de marzo de 2016

José Luís Olmedo, presidente de la Peña El Crono de la AD Alcorcón “Las peñas somos una parte muy importante del fútbol modesto: estamos siempre con nuestros equipos, tanto en las buenas como en las malas”

En esta nueva entrada queremos fijarnos y destacar la formidable e impagable labor que realizan las peñas de los equipos del fútbol cada día de partido.

Las peñas son esos grupos de aficionados incondicionales que no fallan nunca: haga frío, nieve, llueva o haga 40 grados y que siempre están en las gradas de los campos dando colorido y animando a sus equipos.  

Hoy hablamos de la peña el Crono, la peña más antigua de la AD Alcorcón con la que, seguramente, muchos integrantes de otras peñas se sentirán identificados.

El caso de la peña El Crono es si cabe más especial. Ahora están disfrutando del fútbol profesional con su equipo jugando en la segunda división, pero, hasta llegar hasta aquí, también estuvieron con su equipo cuando transitaba por la preferente, por la tercera división…




¿Cuántos años tiene de vida tiene la peña Crono y cómo surgió la idea?

Pues vamos a hacer ya 26 años. Se fundó el 30 de abril de 1990 y surgió a través de varios amigos de Alcorcón que habíamos pertenecido anteriormente a varias peñas.

¿De dónde viene el nombre?

Pues porque uno de los integrantes trabajaba en Pescanova  y dieron de propaganda unos cronómetros. Así que este compañero los trajo un día y por eso pusimos el nombre a la peña el Crono.

¿Cuántos formáis parte de la peña?

Cuando se fundó éramos treinta y tantos y en la actualidad somos 5 matrimonios y dos niños. Somos muy conocidos porque uno de los socios de la peña es un tal Benito que ha tenido muchos premios, sobre todo, cuando estábamos en tercera y segunda B. Benito anima mucho con su megáfono y se tira los 90 minutos animando al Alcorcón. 




¿Cuáles son vuestras señas de identidad?

Pues somos todos socios del Alcorcón y para evitar disgustos con las familias hicimos socias a las mujeres y mira por donde les gusta. Ahora viajamos menos que cuando estábamos en segunda B porque la economía está un poco chunguilla.

¿Tenéis algún slogan?

Con constancia y con tesón siempre animando al Alcorcón.

Entonces es Benito el que se encarga del tema de los cánticos...

Exactamente. Él era seguidor antes del Atlético de Madrid y se alternaba también con el Alcorcón. Ahora el muchacho está en el paro y ha tenido que dejar lo del Atleti. Muchas de las canciones que se cantaban en el Calderón él hacía unos arreglillos y las adaptaba para nosotros. Raro es un jugador que no tenga una canción propia.

¿Qué hace falta para ser miembro de vuestra peña?

Quien quiera venir, tenemos las puertas abiertas. Lo que te digo es que somos 5 matrimonios y si, por ejemplo, viene un chaval solo a lo mejor se siente un poco desplazado. Nosotros nos ponemos una fila más adelante y las mujeres una más atrás para  que no les moleste el megáfono.



¿Qué se necesita para inscribir legalmente una peña?

Primero registrarnos en la Comunidad de Madrid. Después ir a Hacienda, pedir un NIF como una Asociación cultural, luego inscribirla en el Ayuntamiento de Madrid y ahora también en la Federación de peñas del Alcorcón, que lleva poco tiempo funcionando. Antes sí que tenías que ir a la policía con los libros de registro. Pero ahora no.

Ahora viviendo el fútbol profesional, pero también habéis apoyado al equipo en categorías mucho más modestas… ¿Qué recuerdas de esos años de la tercera, de la preferente?

Fueron años duros pero muy bonitos.  Estuvimos en preferente, subimos a tercera, volvimos a bajar...  Antes la AD Alcorcón era mucho más familiar que ahora. Es normal: ahora, al estar en segunda división, es un fútbol más profesional. Antes era más como una familia… Incluso el presidente se sentaba con nosotros. Además la Federación de Fútbol de Madrid, estando en regional preferente, nos dieron el premio a la mejor peña del fútbol modesto. Luego subimos a segunda B, continuábamos siguiéndoles, y ahora en segunda, es cierto que ya viajamos menos…

¿Cómo ha cambiado vuestra relación con los jugadores según se ha ido ascendiendo de categorías y se ha ido profesionalizando el club?

Antes era más íntima. Incluso los padres, abuelos y familiares se sentaban con nosotros.  Hoy en día los jugadores sí nos saludan pero hay más distancia. Antes hablamos incluso antes del partido, eran otras categorías y existía menos disciplina. Pero bueno siempre ha habido mucha armonía. 




¿Qué significan las peñas para el fútbol modesto?

Pues somos muy importantes porque siempre estamos ahí, para las buenas y para las malas. Desde que se ha formado lo de la Federación de peñas del Alcorcón estamos muy unidos. Hay muchas reuniones, cada peña tiene un representante y estamos constantemente apoyando y en contacto con el club.

¿A qué renunciáis por seguir a vuestro equipo?

Pues a muchos eventos familiares: bodas, comuniones…Y luego hay que hablar de los sacrificios económicos para ver a tu equipo. 

¿Cuál ha sido el día, el partido que habéis hecho la mayor barbaridad por animar a vuestro equipo?

Hemos hechos muchos kilómetros. Muchos viajes en autocar en el mismo día. Salir a las 5 de la mañana y volver al día siguiente e irse a trabajar sin dormir. Cuando más hemos viajado ha sido en segunda B, en los grupos de Asturias y Galicia. En esa época íbamos en coche y hacíamos más días allí con el consiguiente gasto.

¿Como se financian esos viajes?¿Qué tal la relación con el club, ¿en qué os ayuda?

Ese dinero sale de nuestros bolsillos. El club ha puesto autobuses en alguna ocasión, como en los ascensos. Hace poco, por ejemplo, también, los puso para ir Soria el día que jugamos contra el Numancia. Pero la entrada lo pagábamos nosotros.  




¿Cuál ha sido el peor y el mejor momento que habéis vivido?

El ascenso a segunda división fue un recuerdo inolvidable. Y por su puesto no podemos olvidarnos del Alcorconazo que nos hizo muy famosos y que dio la vuelta al mundo.

El peor recuerdo pues cualquier descenso. Quiero acordarme de Esteban Márquez. Gracias a él, estamos donde estamos. Si no llega a ser por su gestión hubiéramos desaparecido. Y ahora hay que dar las gracias a un mecenas belga que está ayudando a la viabilidad del club. No llegamos a los 3.000 socios y no va más de 2.000 de media. Así es muy difícil.

¿Cuál es la afición o peña de otros equipos que más admiráis?

Siempre nos han tratado muy bien en todos los sitios donde hemos ido, siempre hemos sido muy bien recibidos. Estamos muy hermanados con los vecinos de Leganés y también con el Zaragoza. Jamás hemos tenido un altercado.

Habéis estado cerca de jugar en primera… un sueño que cada año parece estar más cerca. ¿Qué haríais si lograrais ese objetivo?

Sería batir un récord, aunque bajásemos al año siguiente. Dicen que no sería viable con el campo que tenemos. Creo que seguiríamos yendo los mismos de siempre, quizá alguno más por la novedad. Mucha gente es socio del Madrid, del Atléti y no puede hacerse socios de más equipos. Pero buenos, ascender, cuesta mucho. El ascenso sería un sueño.



viernes, 4 de marzo de 2016

Las rifas en el fútbol modesto. Luís Fernández, secretario de la AD Parla “En el fútbol modesto hay que inventarte lo que sea para sacar un euro”

La crisis ha golpeado con fuerza a los clubes más modestos de nuestro fútbol. Lejos quedan los años en los que era habitual que los equipos de estas categorías recibieran ayudas y subvenciones de los ayuntamientos, cantidades que les ayudaban a cuadrar las cuentas y a vivir mucho más desahogados. Por no hablar de los ingresos publicitarios que realizaban las empresas, que en esa época de bonanza se decidían a invertir sus beneficios en la segunda y tercera división. Pero todo esto cambió hace tiempo. 

Desde hace unos años sobrevivir en estas categorías es una auténtica aventura. Y hay que ingeniárselas con cualquier idea o iniciativa  para sacar un euro que alivien las arcas del club. Hoy hablamos con Luis Fernández, secretario de la AD Parla, club que desde hace 40 años hace una rifa todos los días de partido. Interesantes reflexiones para conocer desde cuánto se puede recaudar en un partido de liga hasta para qué emplean estos pequeños ingresos extras.








¿Cuánto tiempo llevas siendo el responsable de la rifa que se hace los días de partido en los Prados de Parla?

Llevo dos años siendo el secretario del club, pero vamos que la rifa se viene realizando desde hace 40 años. Al ser secretario del club por mis manos pasa todo o casi todo. Todo lo que concierne a documentación, papeles, dinero…

¿Qué supone para un equipo modesto como el Parla hacer una rifa?

El objetivo es sacar el máximo dinero posible para pagar cada domingo al árbitro. En casi todos los campos se intenta hacer cosas de este tipo como las rifas, bingos, sorteos… El problema del fútbol modesto es que no hay dinero y hay que inventarte lo que sea para sacar un euro.

¿Cómo ha afectado la crisis en el fútbol modesto y en las recaudaciones de las rifas que hacéis?

Las rifas las compran siempre los mismos. No varía apenas la cantidad, puede variar 100 euros arriba o abajo, pero es una cantidad insignificativa. La crisis afecta y mucho, sobre todo, a la zona sur  a la hora de captar a los socios. Cuando hay alegría la gente se acerca más al campo a animar que cuando las cosas van peor.

¿Qué se rifa y cuánto vale la papeleta?

Nosotros las papeletas las estamos vendiendo a 2 euros y rifamos un jamón y una inspección gratuita para vehículos, una ITV.




¿Qué se puede sacar de media de recaudación con la rifa?

Muy poco. 150 euros. Es una pequeña ayuda para pagar al árbitro. Lo que falta para el árbitro muchos domingos lo tenemos que pagar los directivos porque no da ni con lo que se saca de la taquilla. La gente que viene al campo son socios y pocos equipos que juegan en los Prados arrastran aficionados. Nosotros somos uno de los equipos que más gente movemos, pero aquí viene muy poca gente de fuera.


Llevas dos años en el cargo, ¿Me podrías decir cuál ha sido la recaudación récord que habéis sacado?

Yo en estos dos años no he vivido un play off. Por lo que no te puede decir cuál ha sido el día que más hemos sacado pero, más o menos, lo que te decía antes. Varía poco. Pero vamos, que lo de la rifa, no aporta prácticamente nada porque, de los 450 euros que cuesta el árbitro, si le descuentas lo que nos cuesta el jamón, y demás, le sacas 80 euros limpios. Eso en ¿qué repercute? En nada. ¿Te soluciona el problema? Pues no te lo soluciona. Bajo mi modesta opinión el tema arbitral en el fútbol modesto debería estar subvencionado porque para un club de primera pagar a un árbitro es algo que no tiene ninguna importancia, pero para un equipo de tercera división que es un verdadero drama.

Eso, ¿se ha planteado alguna vez a la Federación?

Es algo que se plantea constantemente en todas las reuniones, pero lo que pasa es que, como somos modestos, no se nos hace ningún caso.

¿Es posible que el premio de la rifa quede desierto?

En alguna ocasión sí que ha ocurrido que el número no se ha vendido, por lo que usamos ese jamón para el siguiente partido.




¿Ha ocurrido alguna vez que el premio que se haya compartido y el jamón se haya comido en grupo al finalizar el partido?

De esos casos seguro que habrá habido alguno.


¿Sueles jugar a la rifa?

Sí, hay veces que ni miro la papeleta, pero sí que suelo jugar.  Juego un par de papeletas. Una vez me tocó pero, al ser directivo, doné el premio a un amigo por aquello de que la gente no pensara mal.

¿Qué tipo de gente suele comprar las papeletas?

Tenemos aficionados de todas las edades, por lo que se reparte la venta.

¿Cuánto suele gastarse la gente?

Dos euritos y gracias. Con mucho esfuerzo, la gente suele comprar una papeleta. Los que compran dos son una excepción, muy pocos.

¿Recuerdas algún caso de alguien que haya comprado una cantidad importante de papeletas?

Ni lo recuerdo, ni lo hay. Si hay alguien está espléndido te compra 2 papeletas como mucho.



Está claro que hay que ingeniárselas para sacar un euro de donde sea…

Todo lo que alguien se invente lo ponemos en práctica. Si ahora me dices que un equipo de donde sea hace tal cosa y es interesante lo ponemos en práctica mañana a ver si funciona. En cada campo al que vamos siempre pregunto  a las directivas qué hacen para ganar dinero: Uno me dice yo hago un bingo, otro me dice yo sorteo un crucero…  Siempre lo valoramos para ver si da suerte.

¿Crees que ya ha pasado lo peor de la crisis para el fútbol modesto?

Eso está en manos de los políticos, pero claro que nos influye, si nosotros en Parla tuviéramos la tasa de paro que, por ejemplo, tienen en Alcobendas la situación seria distinta. En vez de cobrar lo que cobra a los socios se les cobraría el doble y se llenaría el campo. Pero como Parla tiene la tasa de paro tan alto, pues 85 euros de abono es un esfuerzo para muchas personas.