Dame tu voto. Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 21 de octubre de 2015

Fernando Morientes, entrenador del CF Fuenlabrada “Es cierto que los ex jugadores quizás lo tengamos más fácil al principio, pero al final te van a valorar por lo que pase y hagas en el campo”

Ha revolucionado el club, ha logrado que el nombre de un club modesto como el CF Fuenlabrada haya salido en los principales medios de comunicación a nivel nacional. Su fichaje por el club azulón ha revolucionado la ciudad y el proyecto que encabeza ha ilusionado a sus aficionados que sueñan con que este año puedan dar el salto que se les ha resistido en las últimas temporadas.

Es un lujo que el fútbol modesto madrileño cuente con Fernando Morientes, uno de los mejores delanteros de nuestro fútbol y que ahora se labra su futuro en los banquillos empezando desde abajo. Poco a poco, aprendiendo de una categoría dura y competitiva que seguro le sirve para adquirir experiencia y dar el salto a los banquillos de la élite.

Pero mientras tanto, Fernando, después de jugar en los mejores estadios del mundo, de compartir vestuarios con estrellas consagradas de este deporte, está cogiendo el pulso a los campos de la categoría de bronce, conviviendo con futbolistas, empleados y directivos que no han tenido la suerte de llegar más arriba, pero que  sienten la profesión tanto o más como los que hacen sus mismas funciones en la primera división.  


Foto web CF Fuenlabrada


Llevas 4 meses al frente del Fuenlabrada, ¿Cómo valoras la experiencia de entrenar en las segunda B, en el fútbol modesto?

La verdad es que estoy encantado por cómo se están desarrollando las cosas, las facilidades de trabajo que nos están dando, tanto por parte del presidente como de toda la gente que ya estaba en el club y, de momento, estoy muy contento.

Supongo que tendrías alguna oferta más, ¿Por qué terminas eligiendo el Fuenlabrada?

Siempre que me preguntan esto les respondo lo mismo, ¿Y por qué no?. Para un entrenador joven es difícil asomarse a la élite del fútbol y creo que los pasos pertinentes para un entrenador joven, y como es mi caso, que ha tenido mucha experiencia en los terrenos de juego, pues hay que hacer las cosas poco a poco. Primero es el fútbol formativo, que creo que es el paso primero y después, si puedes, dar un pasito en la segunda B, que es una categoría muy complicada y en donde creo que se puede aprender mucho. Por tanto, ¿Por qué no? 


Foto web CF Fuenlabrada

Hay entrenadores que prefieren ser segundos de un equipo de primera división, y otros, como tú, que has elegido ser primer entrenador en el fútbol modesto. ¿Dónde crees que se aprende más?

Creo que en ambos casos se aprende mucho. Cada uno en su lugar. He tenido desde el primer momento la opción de ser primer entrenador, no he tenido la opción de ser segundo… A lo mejor, si me hubiera llamado algún compañero o algún amigo de la mucha gente que conozco en el mundo del fútbol, a lo mejor me hubiera gustado esa opción. Pero, en este caso, lo tenía muy claro desde el principio y me siento más cómodo siendo primero que siendo segundo. Pero, en esto del fútbol, nunca se sabe dónde puedes acabar.

Has sido futbolista profesional, has jugado en la élite, ¿Qué es lo que más te está sorprendiendo del fútbol modesto, de la segunda B?

Me está gustando mucho la pasión con que la gente vive los partidos. No te hablo sólo de dentro del terreno de juego, me refiero a la gente, de cómo están los campos de llenos a los que hemos ido, en Talavera, Portugalete, Barakaldo… Me sorprende cómo responde nuestra afición incluso en los días desapacibles… Eso es lo que más me gusta. Una categoría, digamos descafeinada, en la que la gente de Madrid tiene la opción de ver a equipos de primera y segunda división, pues que la gente, los aficionados tengan la gentileza de ir a ver los equipos de su barrio, de su ciudad o de su pueblo. Todo eso hay que agradecérselo.


Foto web CF Fuenlabrada


Has entrenado a los juveniles en el Real Madrid, ahora estás en segunda B, ¿Se nota mucho la diferencia, el cambio de entrenar en uno u otro sitio?

Sí, se nota mucho. La gestión del grupo sigue siendo prácticamente igual, pero no es lo mismo gestionar a un grupo de chicos jóvenes, de gente que tiene la ambición de progresar, que aquí que es una mezcla de todo: gente veterana, que no aspira a jugar en primera división, pero que aspira a fortalecerse en estas categorías y otros chicos jóvenes que sí que tienen la aspiración de ascender y pasar por estas categorías para tener la posibilidad de dar un paso adelante en su carrera. Como entrenador lo estoy llevando prácticamente igual: hago casi lo mismo que hacía en fútbol formativo, lo único que te adaptas un poco al club, a los objetivos, y a las edades de los chicos.

¿Has implantado muchos cambios respecto a la gestión diaria de lo que tenía antes el club?

Aquí y en muchos otros sitios normalmente se hacen las cosas bastante bien. Hay gente bien preparada en el fútbol modesto o amateur y se intenta hacer todo lo más parecido al futbol profesional. A veces es más complicado  porque los medios no son los adecuados, pero, en este caso, siempre lo he dicho  públicamente el presidente se está portando genial con nosotros  y no nos está diciendo no a casi nada. Estamos pidiendo cosas acordes con las necesidades que tenemos y con lo que el club puede aportar.


Foto web CF Fuenlabrada


¿Qué les dices aquellos que puedan pensar que cómo te has metido en un embolado de estas características que te implica nervios, tensión, dejar de ver a la familia…?

Al final es el mundo en el que me he movido desde que empecé en esto que fue muy jovencito, es un mundo que me gusta, que me apasiona… Es verdad que tiene sus días buenos, sus días malos, pero estoy contento, estoy feliz, y estar contento y estar feliz haciendo algo que te gusta y te motiva, al final, también, lo nota la gente que tengo alrededor. Si no lo estuviera haciendo, seguro que no estaría tan contento como estoy ahora.

¿Qué te puede aportar a nivel personal esta experiencia  y qué puedes aportar tú al equipo como entrenador y ex jugador de élite?

A mí me puede aportar muchísimo, casi todo. Tengo la oportunidad de entrenar en una categoría desconocida para mí, donde no he jugado nunca. Sí que es cierto que he visto partidos de segunda B, pero no es lo mismo verlo desde la grada o verlo puntalmente  que seguirla diariamente y ahora semanalmente los partidos, tener conocimientos de los equipos de nuestro grupo y del resto, de los jugadores…

Y yo aportar, sin lugar a dudas, puedo aportar la experiencia del fútbol profesional y trasladar muchos de esos momentos que he podido vivir a nuestro día a día.



¿Dónde o cómo se disfruta o se sufre más, como jugador o entrenador?

Sin lugar a dudas se sufre mucho más en el banquillo. En el campo estás haciendo tu trabajo, estás metido en el partido y sí que lo sufres al final cuando el resultado es adverso.

Pero en el banquillo se sufre mucho más a lo largo de los 90 minutos. Como jugador eres el que puedes cambiar el sino del partido para bien o para mal y esa oportunidad sólo la tienen los que están dentro del campo. Los que están fuera… los que estamos ahora fuera podemos determinar los cambios, pero los que están dentro son los que tienen que meter el  balón dentro.

Como entrenador, ¿Se puede ser amigo de un jugador?

Sí, no está reñido, pero tienes que saber cuáles son las funciones de cada uno y ser muy  claro en las buenas y para las malas. El jugador tiene que comprender cuál es el trabajo del entrenador y el jugador tiene que comprender ante una situación adversa que el entrenador tiene que tratar igual a ese que a lo mejor tienes una cierta amistad que a otro que no lo tienes.




¿Quién es tu modelo en los banquillos?

Ninguno. Tengo la suerte y la fortuna que he tenido grandísimos entrenadores, tengo una forma de ser que hace que sea muy difícil que alguien me cambie por lo que pueda ver en televisión o porque me guste de otro más o menos. Al final lo he adaptado y me he quedado con lo que me ha gustado de los entrenadores que he tenido y trato de no hacer lo que menos me gustó de otros. Afortunadamente he tenido muchos entrenadores y me he quedado con cosas de unos y de otros.

Tuviste el año pasado experiencia como jugador en el Santa Ana, de la preferente madrileña ¿Cómo fue la experiencia de pasar de los mejores estadios del mundo con estrellas consagradas a compartir vestuario con futbolistas modestos?

Fue un año espectacular… Iba a entrenar con ellos y la verdad es que no jugaba mucho, era una forma de hacer algo que siempre me ha gustado, como es jugar al fútbol, pero como hobbie, no como profesional que siempre es una cosa distinta. 




¿Valoras ahora más a los que forman parte del futbol modesto?

Siempre les he valorado. He jugado con equipos de segunda B en la Copa del Rey y hablaba con ellos  y me contaban que trabajaban, los sacrificios que hacían… Tiene mucho mérito, es algo que les apasiona y muchos de ellos no han podido llegar a categorías superiores y se han quedado en el camino, pero diariamente llevan las mismas pautas que los jugadores profesionales, aunque económicamente  no estén tan bien renumerados.

¿Qué les dices aquellos que piensas que los ex jugadores famosos lo tenéis más fácil para ser entrenadores?

Sí, que a lo mejor este primer paso lo tenemos más fácil porque se nos conoce, pero también es cierto que lo que nosotros aportamos a los clubes modestos, no lo puede aportar alguien que no tenga ese nombre. Lo comido por lo servido. Lo que es cierto es que, si al final la pelotita no entra, da igual que te llames Zidane, Morientes, Antonio o Jesús. Te van a valorar por lo que pase y hagas en el campo.

Si logras el ascenso serías capaz de…

De nada porque no es una meta que este en mi cabeza todavía. Es la ley del fútbol, partido a partido. Es la filosofía del fútbol. A  no ser que estés en el Madrid, o en otros clubes donde el objetivo siempre va a ser ganar un título, en el resto, en los clubes modestos, hay que estar tranquilo e ir paso a paso porque nunca sabes cómo van a terminar las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada